Un día de lluvia en la Font Roja

El Parque Natural del Carrascar de la Font Roja es uno de esos lugares que uno no se cansa de visitar. Como suele suceder con los parajes naturales, no importa cuánto lo conozcas, siempre lo encuentras diferente. Las diferentes estaciones, las condiciones climatológicas… muchas son las variables que pueden alterar el paisaje.

Font Roja

El pasado domingo 7 de marzo, aprovechando un día de niebla y nubes bajas que cubrían nuestras montañas, me acerqué hasta la Font Roja recordando la fantástica experiencia que os contaba en el artículo “El Bosque Encantado”, publicado en Octubre de 2008.

Font Roja

En esta ocasión, subí en coche hasta el Santuario, desde donde inicié el recorrido a pie. Subí por la pista forestal hasta el Mas de Tetuan, tan impresionante como siempre a pesar de su lamentable estado de conservación. Desde allí, pasando junto a la Cava Coloma, alcancé lo más alto del Menejador, aprovechando el puesto de vigilancia para refugiarme y comer algo. Desde allí, descenso de nuevo al Santuario por la senda del Carrascar, una de las más sobrecogedoras de las que se pueden hacer en el entorno del Parque Natural.

Foto inferior: el interior de la capilla del Mas de Tetuan.

Font Roja

En total fueron unos 7 kilómetros, muchas fotos y un día fantástico “a pesar del mal tiempo”. Y es que días como estos, con unas condiciones climatológicas adversas, tienen un encanto especial. Si vamos bien equipados, podremos disfrutar de un paisaje totalmente diferente al habitual.

Llegando a la Cava Coloma, la lluvia que había estado cayendo durante toda la mañana se transformó en algo parecido a copos de nieve. Qué manera de nevar!!

Font Roja

En el video inferior podéis ver la nevada “en vivo”. Fue una nevada impresionante, aunque “por desgracia” sólo duró 5 minutos. Consejo: ponedlo a resolución máxima.

Foto inferior: panorámica de la Cava Coloma, uno de los antiguos pozos de nieve que encontramos en el Parque Natural.

Cava Coloma

Después de la cava, muy cerca ya de la cima del Menejador, la niebla se intensificó, dando lugar a un paisaje sobrecogedor, de otro mundo.

Font Roja

Font Roja

Finalmente, llegué a la caseta de observación, cuando los copos de nieve empezaban a caer de nuevo. Allí aproveché para refugiarme un poco del viento, la niebla, la lluvia, y comer algo.

Font Roja

Era hora de regresar al santuario, para lo cual tomé la senda que conduce desde la caseta de observación al Plà de la Mina. Una senda que atraviesa el frondoso bosque de carrascas, arces, fresnos, tejos, quejigos… Sin duda, un bosque digno de un cuento de hadas, más todavía en un día de niebla como fue el caso.

Font Roja

Font Roja

Font Roja

Font Roja

Un poco más abajo la espesura del bosque disminuye, y llegamos a un mirador con vistas al santuario y, al fondo, la Serra Mariola. En este caso, sin embargo, las nubes bajas dificultaban bastante la visión.

Font Roja

Font Roja

Font Roja

Llegamos al Plà de la Mina, donde encontramos una reproducción de las antiguas carboneras de la zona. Un nuevo mirador nos permite contemplar las vistas del Barranc de l’Infern (no confundir con el de Vall de Laguar) y del fondo del valle por el que discurre el Río Polop. Desde aquí, llegamos en poco más de 5 minutos de vuelta al santuario.

Font Roja

Font Roja

Suscríbete si te ha gustado

Suscríbete a LinkAlicante para recibir los nuevos artículos en tu email. Sin spam!






Valorar este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 out of 5)

Category: FotografíaSenderismo y montaña

Tags:

7 comments

  1. Nunca olvidaré el susto que me llevé la primera vez que recorrí ese sendero del carrascal. Un domingo por la tarde, aprovechando las últimas horas de sol, me acerqué con mi padre a la Font Roja después de una excursión por el Benicadell. Yo quería hacer una subida rápida al Menejador (nunca había estado en la cumbre) mientras él me esperaba en el santuario cogiendo agua, y empecé a subir por el bosque siguiendo el fabuloso sendero que mencionas en tu reportaje. A esas horas ya no quedaba nadie por la parte alta de la sierra, así que iba subiendo completamente solo y rodeado de un silencio sepulcral, cuando de repente escuché un tremendo ruido de ramas, hojas secas y pisadas fuertes en mitad del bosque, junto al tramo de sendero que yo atravesaba en ese momento. Me quedé paralizado por el miedo mientras el sonido se alejaba rápidamente, y entonces comprendí que había “sorprendido” a algún jabalí tempranero. El pobre debió pensar que ya no iba a pasar nadie más por allí a esas horas, y supongo que el susto nos lo llevamos los dos… jejeje

  2. La Font Roja nunca defrauda…. he subido con nieve, ventisca, agua, niebla, calor y siempre he disfrutado como un enano. Para los alcoyanos es nuestra SIERRA.

Deja un comentario

Comentarios en facebook

Article by: Fernando Prieto

Apasionado de la naturaleza, la montaña y la fotografía; amante de su tierra natal, Alicante. Autor de LinkAlicante.