Subida al Reconco desde Onil

   

Después de dedicar un post al Sendero Botánico del Reconco de Biar, vamos con la descripción detallada de la ruta. Nosotros realizamos un recorrido no circular (aunque si seguimos el sendero de pequeño recorrido PR-V 88 sí que lo es).

Reconco, vistas al sur

Las vistas desde lo alto del Reconco pueden ser muy espectaculares: desde el Montcabrer hasta la Argueña, pasando por el Maigmó, la Penya Migjorn, el Despeñador e, incluso, el Mar Mediterráneo. Dependerá de la visibilidad del día.

 

Ficha Técnica de la Ruta:

Plano del Recorrido (fuente: Sigpac)

Subida al Reconco desde Onil

 

Descripción de la Ruta

Comenzamos el recorrido en el polígono industrial Els Vasalos, a la entrada de Onil por la carretera proveniente de Biar. A mitad del polígono sale un camino (asfaltado los 100 primeros metros) que sube hasta un depósito de agua (ver plano).

Subida al Reconcoreconco_biar_82

Desde el depósito de agua, la pista pasa a ser un camino particular. Buscaremos una senda que nos lleve al otro lado del barranco que tenemos delante, por donde asciende en diagonal una senda proveniente de las afueras de Onil (polideportivo?).

Una vez tomamos esta senda, la seguimos en suave ascenso hasta uno de los rincones más bonitos de la ruta. Pasamos junto a un par de casas (una de ellas abandonadas), y bajo un enorme peñasco. En este primer tramo de la subida ascendemos por una vaguada, junto a terrazas con bancales ya abandonados. Más arriba, unas masías también abandonadas. La senda está en bastante mal estado, a consecuencia de las lluvias que han erosionado el terreno.

Poco después salimos de este “rincón” para caminar sobre una loma, con vistas despejadas hacia el sur y hacia la cima del Reconco, a 1.210 metros.

Reconco, hacia la cimaReconco, hacia la cima

Seguimos la senda, sin posibilidad de pérdida alguna. Este tramo presenta una primera parte de subida muy suave, que se acentúa al final. Llegamos al cruce de un barranco, donde aumenta la vegetación. Vemos infinidad de setas por esta zona, aunque no sabemos si son buenas o no.

Reconco, setas

Tras un par de “subeybajas” más, llegamos a la Casa de la Virgen de las Nieves, abandonada y derruida. En este tramo, cruzamos una pista forestal. Un poco más adelante, encontramos un indicador de madera. Aunque no se puede leer nada en él, debemos seguirlo. En este punto comienza el Sendero Botánico del Reconco, que nos llevará hasta la cima.

Reconco, huellas de "arruis"?Reconco, Casa Virgen de las NievesReconco, Casa Virgen de las Nievesreconco_biar_66

En este tramo, se mantiene la pendiente constante pero suave. A lo largo del itinerario botánico nos encontramos con unas 13 especies identificadas. En la placa informativa podemos leer las características, usos y propiedades. Muy interesante echar un vistazo y ampliar nuestros conocimientos sobre las flora típica de nuestra zona.

Con las antenas de la cima ya visibles desde algunos puntos, el sendero nos  nos conduce hasta un paso bajo una gran roca. Poco después, alcanzamos una pista forestal, que nos conduce ya hasta las antenas. El último tramo será de asfalto: proviene desde la carretera del Puerto de Biar. Estamos en la cima, es hora de reponer fuerzas y disfrutar de las vistas.

Desde la misma cima, las vistas son mejores hacia la parte norte-oeste. Desde aquí arriba tenemos vistas hacia Biar, Villena al fondo, y la zona de la Cañada, Beneixama, la Peña Blasca

Reconco, cimaReconco, con vistas a BiarReconco, cimaReconco, vértice geodésicoReconco, info de la subida

Después de reponer fuerzas, emprendemos el descenso, que realizaremos por el mismo camino. En el punto donde dejamos el asfalto para tomar la pista de tierra, nos encontramos con unos aficionados al aeromodelismo… Maravillados, disfrutamos por unos momentos de su compañía, y nuestra imaginación vuela hasta más allá de donde alcanza la vista…

Reconco, volando "avioncitos"Reconco, volando "avioncitos"Reconco, volando "avioncitos"Reconco, volando "avioncitos"

En el descenso, volvemos a recrearnos al paso por el sorprendente rincón de terrazas con vetustos bancales de almendros… Una ruta que desconocíamos, y que desde luego ha merecido la pena. Habrá que regresar en otra ocasión y esperar que la visibilidad sea mayor y no se vea enturbiada por la “boira”…

Subida al Reconco