Les Valls de la Marina: Gallinera, Alcalà y Ebo. Recorrido fotográfico

Cuando hablamos de la comarca de la Marina Alta, en la provincia de Alicante, los primeros municipios que nos vienen a la cabeza son probablemente Dénia y Jávea. Sin embargo, el interior de la Marina Alta ofrece lugares recónditos y de una gran belleza. Estamos hablando de los valles interiores de esta comarca, entre los que destacan la Vall de Gallinera, la Vall d’Alcalà y la Vall d’Ebo (junto con la Vall de Laguar, de la que hablaré en un próximo post).

Vall d'Ebo
Foto: Vall d’Ebo

El pasado sábado por la tarde, armado con mi Olympus E-500, me dispuse a realizar un recorrido fotográfico (esta vez en coche) por estas poblaciones. Sabía que una sola tarde era poco tiempo para visitar estos tres valles, pero aun así partía entusiasmado con la idea. Realicé una ruta circular, con inicio y fin en la localidad de Pego:

LLegar a Pego

Valls de Gallinera, Alcalà y Ebo

El día amenazaba lluvia (de hecho, llegando a Pego, me cayó un aguacero terrible, apenas se podía ver la carretera). Además tampoco tenía demasiado tiempo. Pero bueno, no salió mal del todo. He aquí el recorrido fotográfico:

Vall de Gallinera

Empezamos el recorrido en el alargado corredor de la Vall de Gallinera, que conecta las comarcas interiores de L’Alcoià y El Comtat con el mar. Gallinera está compuesto por los siguientes núcleos urbanos: Benirrama, Benialí, Benissivà, Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombai y Benissili. Merece la pena perderse en estos pueblecillos, dominados desde las alturas por las antiguas fortificaciones árabes. Gallinera es famosa también por sus cerezas.

Vall de GallineraVall de GallineraFont Vella (Alpatró)Sierra de la Foradá

Sierra de la Foradá

Vall de Alcalà

Continuando el recorrido llegamos a la Vall d’Alcalà, de menor extensión que Gallinera, pero igualmente interesante:

El Valle de Alcalá tuvo importancia como capital del feudo del caudillo árabe Al-Azraq, el de los ojos azules, que combatió durante años a Jaime I de Aragón quien acabó desterrándolo. La inaccesibilidad del terreno hizo posible esta lucha desproporcionada. Todavía se recuerdan en Alcalá de la Jovada estos hechos con una fuente cuyo caño sale de la boca de una efigie del caudillo musulmán (fuente: wikipedia).

La ForadàVall d'Alcalá

Vall d’Ebo

Y por último, que no en último lugar, llegamos a la Vall d’Ebo. Para mi gusto, quizás la más impresionante de las tres, por el marco en que se encuadra (la primera foto del post es un ejemplo de ello).

Vall d'Ebo

Vall d'Ebo

Junto a la La Vall d’Ebo discurre el río Girona (o río Ebo), que poco después de pasar junto a la localidad se encajona entre las montañas, dando lugar al llamado Barranc de l’Infern (Barranco del Infierno).

Vall d'Ebo

En la carretera que conduce desde Ebo a Pego, existe un mirador desde contemplar el Barranc de l’Infern. Barranco abajo, llegaríamos a la antes mencionada Vall de Laguar, desde donde comienza la ruta senderista conocida como la Catedral del Senderismo, el PR-V 147. Es una ruta absolutamente imprescindible si no lo conocéis. Es muy probable que en breve dedique un post a este impresionante recorrido, en el que recorreremos un camino empedrado de 6.873 escalones… Para el que lo dude, sí, seguimos en Alicante.

Mirador del Barranc de L'Infern

 

Valoración del artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,50 out of 5)

Suscríbete si te ha gustado

No te pierdas nada! Recibe los nuevos artículos en tu email. No enviamos spam.

5 comentarios en “Les Valls de la Marina: Gallinera, Alcalà y Ebo. Recorrido fotográfico

  1. En verdad, Vall de Gallinera es precioso, sobre todo en época de cerezas. Crestear la sierra que separa Gallinera de Alcalá es una gozada, aunque su máxima altitud apenas llega a 912 m , aproximadamente: Foradá, Peñal Gros, Tossal de la Creu, Castillo de Benisili, Xarpolar…Recomendada a quien no la haya pateado. Coincido contigo en que la Catedral del Senderismo es imprescindible para todo senderista que se precie. Cada vez que voy como después en Benialí (Gallinera) un buen estofado de jabalí, bien regado, en el restaurante del mismo nombre: delicioso

  2. Aunque sin desmerecer al resto de pueblos La Vall d’Ebo es un lugar con un encanto especial, quizás sea por su emplazamiento, por su carácter recóndito o por sus pequeñas calles pero realmente merece la pena pasar unos día en este pueblo y empaparse de su vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.