Salvemos la Sierra de Fontcalent

Hace unas semanas os contaba mi día de senderismo en la Sierra de Fontcalent, esa gran olvidada para los alicantinos, a pesar de tenerla tan cerca…

Hoy me he acercado a hacer unas fotos de las explotaciones de áridos a cielo abierto que están acabando con ella…

Salvemos Fontcalent!

La herida está abierta, y es muy profunda… pero creo que todavía no es demasiado tarde, todavía hay tiempo, aunque no mucho… Ha llegado el momento de hacer algo, de luchar por aquello que nos importa… Debemos decidir qué herencia queremos legar a nuestros hijos, si ésta:

Salvemos Fontcalent!

O esta otra:

IMG_1195

Debemos elegir entre esto:

Salvemos Fontcalent!

O esto otro:

IMG_1157

Lo que yo no sabía de la zona de Fontcalent, y que hoy he “descubierto”, es que a espaldas de la sierra hay un saladar, “El Salar“, una zona húmeda, y una microreserva de Flora, algo bastante contradictorio, la verdad…

Salvemos Fontcalent!

Pero es una razón más para salvar Fontcalent y su entorno… Personalmente estoy convencido de que merece la pena. Os invito a que subáis a Fontcalent, por la ruta que yo hice o por otra, y estoy seguro de que os convenceréis también de que hay que hacer algo. Y hay que hacerlo ya…

Salvemos Fontcalent!

antes de que sea demasiado tarde…

.

¿Te gustó? Gracias por compartirlo!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter

- Valoración del artículo -

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)

Más rutas en la provincia de Alicante

Suscripción por email a LinkAlicante

Suscríbete a LinkAlicante y consigue gratis la guía con 20 Rutas Imprescindibles

Respetamos tu privacidad: no compartimos tus datos con terceros, ni enviamos SPAM. Para más información sobre nuestra política de privacidad, haz click aquí. Usamos MailChimp como herramienta para el envío de emails. Al suscribirte, aceptas que MailChimp gestione tus datos para el envío de emails. En todo momento tus datos se mantienen seguros y confidenciales. Puedes leer la política de privacidad de MailChimp aquí.

Las mejores propuestas, directamente en tu bandeja de entrada

Una vez te hayas suscrito al newsletter de LinkAlicante recibirás periódicamente:

Contenidos exclusivos que NO publico en el blog
Nuevos artículos publicados en el blog
 Rutas recomendadas según la época del año
 Actividades y otros contenidos de interés

Respeto tu privacidad: no comparto tus datos, ni envío spam. Puedes darte de baja cuando quieras, haciendo click en el enlace al pie de cada email que recibas.

Gracias por tu confianza, LinkAlicante

7 comentarios en “Salvemos la Sierra de Fontcalent”

  1. Me duele en el alma, ¿que podríamos hacer?

    Por cierto, donde esta el salar? me encantaría hacer una visita a pié o en bici. Yo vivo en la parte que da a la autovía, por donde para esto?

    Gracias, un saludo, Carlos

  2. LA FONTCALENT DESTROZADA

    Quienes no hayan tenido el placer de haber disfrutado de la fuente (conocida como “Fontcalent”), que se encuentra en el extremo más cercano a Alicante de la sierra Fontcalent (la montaña y la fuente se denominan con un el mismo topónimo), ya no podrán ver la última fuente natural que nos quedaba en la comarca. Por lo que se ve, están obrando por las inmediaciones de donde manaba el agua y se halla ya casi destrozado (no tardarán mucho en acabar de eliminarlo) el único manantial de agua mineral y templada (al menos que yo conozca) de la provincia de Alicante. En mi opinión, se tendría que obrar por otro lado o bien que la vía se construyese de tal manera que no se desmantelase la fuente, la laguna que luego crea y hasta el riachuelo en épocas de lluvias.
    Ya es de sobra conocido el poco respeto que nuestras autoridades suelen tener de nuestro entorno natural; pues no es la primera fuente que destruyen en la comarca. La gente de mi edad que de chiquillos hayan vivido en Carolinas Altas sabrá que había un manantial entre la actual plaza América y un colegio público situado unos 150 metros hacia el norte. De jovenzuelos, en numerosas ocasiones, por evitarnos subir a nuestras casas, bebíamos del manantial y parece que el agua era espléndida: qué yo sepa nunca sentó mal a nadie. Sien embargo, ya saben como las gastan nuestras autoridades y los constructores: el Ayuntamiento de Alicante permitió que se construyera encima del manantial y el agua se desvió por debajo del edificio por el alcantarillado.
    Nunca he llegado a entender por qué motivo se da al traste con unas fuentes tan emblemáticas, ya que brotan en unos terrenos de secano donde crean a su alrededor pequeños oasis, con un entorno y una vegetación bastante frondosa, peculiar. Y se podría haber aprovechado su emplazamiento para una plaza, parque, etc.
    Otro caso sucedió hará unos 35 años en la cara norte de la sierra del Maigmó. Se encontraba allí una fuente magnífica y el dueño de la finca la destrozó y forzó a que el agua no brotara, con tal que los excursionistas no fueran a beber de su agua, y eso que se ubicaba en pleno monte, a unos 600 metros de altitud.
    Los españoles deberíamos de respetar y cuidar más nuestro entorno natural; pues por el camino que vamos poco territorio virgen dejaremos intacto para nuestro disfrute y el de las siguientes generaciones: la costa de la provincia ya está asolada; muchas fuentes desmanteladas y ya muchos ayuntamientos, con el pelotazo de los campos de golf (por ejemplo, a qué se debe el empeño de devastar el valle del Sabinar con un campo de golf por el ayuntamiento del PP de San Vicente del Raspeig) y pueblos o urbanizaciones fantasmas, que ya van arrasando las montañas de la provincia. ¿Hasta cuándo nos quedaremos de brazos cruzados ante tanta devastación? Por lo menos, cuando vayamos al monte, cojamos semillas del entorno y plantémoslas en la cara norte de las montañas o a la sombra, con tal de contrarrestar tanta destrucción alocada del territorio de nuestra querida y asolada, cada día más, España.
    Raimundo Montero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.