De Xixona a Sant Vicent del Raspeig: tras los pasos de San Vicente Ferrer

Cuenta la leyenda que en 1411, el fraile dominico Padre Vicente Ferrer, partió de Xixona camino a Orihuela. Hizo un alto en el camino en la localidad del Raspeig, congregando a muchas personas para escuchar su sermón. Uno de los presentes le pidió agua para los campos, a lo que el santo contestó “aquest poble es sequet però sanet”, palabras que podemos leer en el escudo del municipio.

(texto extraído del folleto publicado por el Ayto. de Sant Vicent del Raspeig con motivo de la organización de esta ruta)

Domingo 15 de Abril. A las 8:00 de la mañana un grupo de unas 50 personas se reúne junto al polideportivo de Sant Vicent del Raspeig, con motivo de la ruta “De Xixona a Sant Vicente del Raspeig, tras los pasos de San Vicente Ferrer“. Se trata de una actividad organizada por el ayuntamiento de la localidad sanvicentera.

Como su propio nombre indica, nos disponemos a recorrer los aproximadamente 25 kilómetros que separan las dos localidades de la comarca de l’Alacantí, por el camino que supuestamente siguió el padre San Vicente Ferrer, allá por el 1411. Tratándose de una ruta organizada por el ayuntamiento de mi localidad, con carácter histórico, y que además lleva a cabo algo que tanto me gusta como es enlazar pueblos caminando, no podía faltar en la misma…

Poniendo en valor el semiárido alicantino

Nos encontramos con una ruta que se desarrolla en la comarca de l’Alacantí. Como ya he comentado en otras ocasiones, esto significa que durante la misma vamos a encontrar un paisaje árido, pero no por ello carente de valor. Atravesaremos lugares tan singulares como el Barranc de les Salines, en término de Xixona, donde la erosión provocada por el agua ha dado lugar a unas formaciones muy llamativas (foto inferior). Pienso que hay que saber apreciar el valor de cada paisaje, y el mal llamado “secarral alicantino”, sin duda tiene su valor, y merece ser reconocido. Dicho esto, vamos con la descripción de la ruta en sí…

Track en wikiloc

Descripción de la Ruta y Fotografías

El autobús nos conduce hasta la vecina población de Xixona. Antes de comenzar la ruta visitamos la que, según la tradición, fue la casa de la madre de San Vicente Ferrer.

Una vez visitada la casa, comenzamos a caminar y nos dirigimos hacia el polígono industrial el Moratell, a las afueras de Xixona, por donde salimos de la población tomando el sendero local SL-CV 151 (Xixona – Montnegre de Dalt – Xixona). Después de unos primeros compases por asfalto, el camino se convierte en pista de tierra y posteriormente senda.

Acercándonos al Barranc de les Salines, aparece ante nosotros el monte Cap de Montnegre, uno de los más destacados de la zona, con 516 metros de altura. Al fondo, se puede ver el mar, entre la bruma típica de la costa.

A lo largo de esta primera parte de la ruta, como decía, vamos siguiendo el trazado del sendero local de Xixona SL-CV 151.

Llegamos al Barranc de les Salines, una de las partes más atractivas de la ruta, donde aprovechamos para hacer una parada y reponer fuerzas.

Una vez superado el barranco por el extremo opuesto, hay unas vistas generales de la zona muy atractivas, con la Penya Migjorn al fondo…

Curiosas formaciones en el Barranc de les Salines, con el llamativo pico de la Mola de Bernat (si no me equivoco) de fondo en la imagen…

Llegando a la pedanía de Montnegre de Dalt, la Sierra del Maigmó aparece dominando la escena, con el propio pico y el Cantal del Pixaor a la derecha.

Llegamos a Montnegre de Dalt. Un sitio que he visitado en unas cuantas ocasiones, pero por el que hacía mucho que no pasaba. Fue una gran satisfacción regresar a este pequeño caserío, un tanto olvidado y abandonado en medio de la nada, pero que sigue conservando su encanto. Lástima que las administraciones no dediquen un pequeño presupuesto para la conservación de estos lugares, que además serían perfectos para la realización de actividades ambientales…

Aprovechamos la llegada al caserío para visitar la Ermita de Montnegre, dedicada a la Mare de Déu dels Àngels (Nuestra Señora de los Ángeles). Desde aquí, el SL-CV 151 continúa hacia el Pantano de Tibi; nosotros dejamos ahora este sendero, cruzando el río en dirección a la zona de la Escobella.

Cruzamos el Río Montnegre e iniciamos la subida por el camino de tierra hacia el Panet de Tochar, punto donde enlazamos con el sendero PR-CV 282, que seguiremos hasta el final de la ruta. Entramos en término de Sant Vicent del Raspeig y cruzamos el collado por un camino con márgenes empedrados que, desde que era pequeño, me ha parecido de gran belleza.

Camino con márgenes empedrados que nos conduce a la solana de les Penyes Roges, ya en término de Sant Vicent.

Atravesamos la zona de el Savinar (en valenciano), donde el proyecto de construcción de un campo de golf amenaza una zona de gran valor ambiental, por la que además pasa la Cañada Real, que transita en parte el PR-CV 282.

Desde la zona de El Savinar, nos vamos adentrando poco a poco en “la civilización”. Hacemos una parada para comer en el local de la asociación de vecinos de El Pozo de San Antonio, y desde allí en apenas una hora alcanzamos el casco urbano y el polideportivo, dando por finalizada una gran jornada de senderismo.

Sin duda, merece la pena conocer esta ruta y estos paisajes. Agradecer al Ayuntamiento de Sant Vicent del Raspeig la organización de esta actividad, y contribuir a la difusión de los valores históricos y naturales de la zona.

 

Valoración del artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 out of 5)

Suscríbete si te ha gustado

No te pierdas nada! Recibe los nuevos artículos en tu email. No enviamos spam.

2 comentarios en “De Xixona a Sant Vicent del Raspeig: tras los pasos de San Vicente Ferrer

Deja un comentario