La Sagra desde el Maigmó

Como ya sabéis los seguidores del blog, soy un gran apasionado de la fotografía de motivos a gran distancia, principalmente montañas. En Abril de 2016 pude fotografiar la Serra de Tramuntana de Mallorca desde la cima de Aitana. Un mes después, en mayo de ese mismo año, conseguí inmortalizar la imagen inversa: las montañas alicantinas desde el Puig de Galatzó.

En esta ocasión, el objetivo era fotografiar La Sagra, una gran montaña de la provincia de Granada, que alcanza los 2.381 metros de altura, y que seguro que much@s ya conocéis por haber realizado alguna actividad invernal en ella.

La atalaya elegida para llevar a cabo esta fotografía no era otra que el Pico del Maigmó, que con sus 1.297 metros de altura es la mayor elevación de la sierra del mismo nombre. Ambas montañas se encuentras situadas entre sí a una distancia de 180 kilómetros en línea recta. Gracias al fantástico simulador Ulrich, sabía que era posible realizar esta fotografía, con el pico de la Sagra apenas sobresaliendo por encima de otras montañas, como Los Odres y Pinar Negro, ambas en Murcia.

El 11 de Febrero, las condiciones de visibilidad eran bastante buenas, así que me decidí a probar suerte, ya que la meteorología siempre tiene la última palabra en estas ocasiones. Subí al Pico del Maigmó al atardecer, para así poder beneficiarme del contraluz.

Se trataba de mi segundo intento por materializar esta imagen, y lo cierto es que cuando llegué a la cima, tenía serias dudas de poder llevar a cabo mi objetivo: la presencia de humedad en el ambiente resultó en una visibilidad bastante reducida hacia la puesta de sol (foto inferior).

Tocaba abrigarse y esperar pacientemente a que el Sol fuera bajando. Mientras tanto, y en la dirección opuesta, pude captar una bella imagen con mi cámara secundaria: la sombra del propio pico del Maigmó, sobre el que me hallaba, se iba extendiendo hacia el este, alargándose más allá de la Penya Migjorn (izquierda) y del Cabeçó d’Or (derecha), hasta alcanzar la tripleta formada por Puig Campana, Ponoig y Cabal. Sin duda instantes de gran belleza con esas luces de montaña que tanto me gustan…

Pero no podía entretenerme demasiado, ya que el Sol estaba a punto de ponerse… Apoyado sobre el vértice geodésico, realicé una serie de fotografías, con el teleobjetivo colocado en la cámara, en la dirección donde debía aparecer la Sagra, sin tener claro si había tenido éxito en mi intento. No sería hasta llegar a casa y proceder al revelado (un tanto agresivo en este caso) cuando realmente fui consciente: había conseguido fotografiar la Sagra desde el Maigmó!!

En este caso se hizo patente la máxima del instante decisivo en fotografía, pues de las diferentes tomas realizadas, fue en esta, con el sol todavía parcialmente visible, donde mejor se captó la silueta de la montaña granadina.

A continuación, podemos ver un recorte, donde se puede ver mejor el perfil de la Sagra, apenas emergiendo sobre otras montañas. Mi objetivo era captar la nieve que se suponía debía haber en la cima en esos días, pero debido al contraluz no es posible distinguirla.

En la imagen inferior podemos ver un montaje con la imagen del simulador (bajo la fotografía), así como los principales relieves identificados.

De nuevo, no pude evitar girarme y fotografiar, también con el teleobjetivo, lo que estaba sucediendo hacia el este: la sombra del Maigmó se estaba proyectando en la atmósfera, junto al Puig Campana todavía iluminado por las últimas luces, en un instante de hermosos colores…

Y hasta aquí este “avistamiento”. A la postre, más allá de las fotografías, fueron momentos de emoción y gran placer visual los que pude vivir en el atardecer en la cima del Maigmó. Espero que os haya gustado, os invito a consultar otros artículos de esta temática aquí.

Gracias y hasta la próxima!

 

Valoración del artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 out of 5)

Suscríbete si te ha gustado

No te pierdas nada! Recibe los nuevos artículos en tu email. No enviamos spam.

8 comentarios en “La Sagra desde el Maigmó

  1. Stupendas fotos. Enhorabuena por el logro de la Sagra. Esos 180 km equivalen a la distancia entre la costa de Mallorca y Catalunya. No obstante, para mí, lo mejor de tu experiencia en el Maigmó fue el espectáculo inesperado en el ángulo opuesto, y por doble partida: por la orientación de la sombra, orientada precisamente al paisaje más sugerente posible —la figura del Campana sorprende incluso vista desde Mallorca— y por la hermosa sombra proyectada en la atmósfera, un fenómeno que sucede con relativa escasa frecuencia. Así que te puedes dar por satisfecho! La próxima vez, anímate a hacer un timelapse de esa sombra! >:D

  2. Excelentes fotos, no sabía que podía verse La Sagra desde el Maigmó, he subido docenas de veces al Maigmó, he hecho fotos y me he demorado en la contemplación de los grandes espacios a todas horas y nunca me lo hubiera imaginado. Enhorabuena.

    • Muchas gracias Amando por tu comentario. Yo mismo he subido al Maigmó muchas veces, desde hace años, y no ha sido hasta ahora que he sido consciente de que se podía ver la Sagra (en días con muy buena visibilidad y usando prismáticos o teleobjetivo en la cámara). El Maigmó, por su cercanía a la capital, es una de las cimas más visitadas de la provincia, pero muchas veces no nos paramos a disfrutar realmente de las vistas y el privilegio que supone disfrutar de la altura de su cumbre. Un saludo!

Deja un comentario