Un atajo hasta “Las Hermosas”

Sábado por la mañana. Suena el despertador. Cuando por fin consigo levantarme (el sueño atrasado de la semana pasa factura), lo primero que hago es asomarme a la ventana. Está nublado. Chispea. Por un momento mis ilusiones se vuelven tan grises como el cielo. ¿Me quedo sin irme a andar? Finalmente me hago el ánimo. “Me voy hasta Caprala con el coche, y cuando esté allí ya veo lo que hago”…

Cuando llego, sigue chispeando. Me pongo el chubasquero, me cargo la mochila, la Canon A590 y el paraguas. Había pensado subir hasta el Collado de les Fermoses, al este de la Replana, pero vistas las condiciones, lo dejo en un “hasta donde llegue”, y comienzo a andar sin demasiado convencimiento…

L'Avaiol

Me cruzo con varios ciclistas que no se han amilanado por la lluvia. “Si ellos pueden, yo también”. Al fin y al cabo, cuando la marcha de 45 km desde la Font Roja hasta Petrer, estuvo lloviendo todo el día…

Sin prisa pero sin pausa, voy haciendo camino siguiendo las marcas blancas y rojas del GR-7. Allí arriba, en “el Bubo“, la cosa está un poco “fea”. Las nubes se arremolinan contra la ladera, impidiendo ver buena parte de la sierra. Me planteo tomar la senda que sale a la izquierda, hacia la rambla junto al Alto de Peret, pero pienso que igual no es muy buena idea, dadas las condiciones climatológicas… El caso es que cuando llego junto al desvío, no puedo evitarlo, y me voy por la senda…

El Atajo

Esta senda es una gozada, pero me da la impresión de que me estoy metiendo en la boca del lobo… La lluvia aprieta a rachas… Me protejo con el paraguas, y guardo la cámara bajo el chubasquero. Voy ganando altura poco a poco…

Alt de Peret

Al sur, con vistas al Cid y la Sierra del Caballo, la cosa no está mucho mejor…

Vistas hacia el Cid

El último repecho, y ya estoy arriba. Al final se me ha hecho bastante corto. Desde aquí, bordeando el barranco poco a poco hasta entrar en la rambla. La verdad es que estoy empezando a cogerle el gustillo a esto. Con estas condiciones, parece un lugar totalmente diferente, esta pequeña senda está todavía más chula, si cabe. Una pequeña parada para comer algo, y poco después entro en la rambla. La niebla se me ha echado encima definitivamente. La ventaja es que ya no parece que vaya a llover fuerte.

En la rambla

Llego al punto donde la senda se bifurca. A la derecha, subiría hacia el GR-7. Si sigo de frente… no sé dónde voy a ir a parar… Pero esa senda que se pierde entre la niebla, en lo más parecido que he visto nunca a un Bosque Encantado, es demasiado tentadora. Seguiré recto, se supone que debería llegar al caserío de Las Hermosas

Bosque Encantado

Los bordes del camino están plagados de infinidad de telas de araña, que con las minúsculas gotas de agua de la niebla se han hecho visibles. Algunas son un tanto siniestras…

Atrapada

Se supone que no debería estar muy lejos ya de mi destino. Por si acaso, me decido a echar un vistazo al GPS. En efecto, a pesar de no ver absolutamente nada más allá de cincuenta metros, la tecnología me confirma que estoy realmente cerca. A un tiro de piedra.

Estamos llegandoPerfección

Llego a las Hermosas desde abajo. Nadie hubiera dicho que estaba tan cerca. Me acerco a echar un vistazo al pozo, y decido que es mejor seguir cuanto antes. Está empezando a llover más fuerte, y el viento sopla amenazadoramente… A partir de aquí, todo el camino será por pista forestal.

Pozo de Las HermosasHacia dónde?

Avanzo a buen ritmo, pero sin dejar de hacer fotos… La niebla no se dispersa, a pesar de que el viento sopla a veces con bastante fuerza. Tengo la sensación de no haber pasado nunca por aquí, con estas condiciones no parece el mismo camino…

El Gr-7

Finalmente llego al punto donde empieza el descenso. Desde aquí debería verse toda la Sierra del Caballo y demás… Pero lo único que veo es blanco por todas partes. El viento sopla todavía más fuerte. Será mejor bajar de aquí cuanto antes.

TexturaDescenso

Una vez abajo, en el cruce de caminos, el viento por fin amaina. Aprovecho para terminar con el resto de las provisiones y descansar un poco, aunque lo que me queda ya es sólo el suave descenso de vuelta a Caprala.

El caminoEspinas

Finalmente ha sido una buena mañana. He disfrutado “como un enano”. Y pensar que he estado a punto de quedarme en la cama!!!

    

FICHA TÉCNICA DE LA RUTA:

  • Ruta: Casas de Caprala – Las Hermosas (circular), muy semejante a ésta otra ruta. La diferencia es que en esta ocasión llegamos hasta Las Hermosas yendo todo el rato por la senda (ver segunda foto de esta ruta).
  • Distancia: 12 kilómetros aprox.
  • Tiempo: 3:15 horas caminando, 1 hora en paradas (sin correr demasiado)
  • Desnivel de subida: 350 metros aproximadamente
  • Dificultad: FÁCIL

Valoración del artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 out of 5)

Suscríbete si te ha gustado

Suscríbete a LinkAlicante para recibir los nuevos artículos en tu email. Sin spam!

6 comentarios en “Un atajo hasta “Las Hermosas”

  1. ¡Fer tienes siempre el don de los que de verdad quieren a la Naturaleza!….
    Magnífica tu exposición….!…..Y es que “Las hermosas” son lo que son…
    ¡de ahí su nombre!…ja,ja,ja….¡Un abrazo,Fer!…

  2. Hola Fernando, soy seguidora de tus rutas y proximamente me gustaria hacer “un atajo hasta las hermosas” pero no tengo claro cual es el punto de partida y que indicaciones tendria que seguir,
    si lo recuerdas y me lo dices te lo agradeceria, ya que voy con unos amigos y no me gustaria
    despistarme mucho. gracias. un saludo

Deja un comentario